11 principios para ganarse la confianza y el aprecio de los demás

Constantemente nos estamos capacitando y buscando recursos e información de valor que nos permitan contribuir cada vez más al crecimiento y desarrollo de nuestros clientes actuales, potenciales y a todos los que hacen parte de nuestras comunidades.  Hay un principio que siempre hemos promovido para la vida y los negocios que es “toda relación se basa en confianza”, no tenemos un vinculo firme o una relación con alguien que nos genere desconfianza.  Los clientes compran cuando estén preparados para comprar y para que eso suceda debemos haberles generado la suficiente confianza y entregado mucho valor para que esté listo para dar el siguiente paso.

principios-para-ganarse-la-confianza-y-el-respeto-de-los-demasHoy queremos compartir 11 principios del libro “11 principios para ganarse la confianza y el aprecio de los demás”  de Michelle Tillis Lederman donde el mensaje es claro: La gente hace negocios con gente que le agrada.

El principio de autenticidad

“Sea usted mismo.  Ser usted mismo es ser quien es cuando no tiene presión del juicio o antes que el mundo empiece a empujarlo y a decirle quien se supone quien usted debe ser” – Dr. Phill McGraw, sicólogo y presentador de televisión.  La autenticidad es quien usted es.  Sus reacciones honestas y y su energía natural.  Compartir lo que es genuino en usted es la clave para construir relaciones verdaderas con otros.  Cuando usted se muestra auténtico la gente responde de manera amable y es así como se genera la base de l entendimiento mutuo, las conexiones y el crecimiento.

El principio de autoimagen

“El autoconcepto de un individuo es el núcleo de su personalidad.  Afecta cada aspecto del comportamiento humano:  la habilidad para aprender, la capacidad de crecer y cambiar.  Una imagen y fuerte positiva es la mejor preparación para el éxito en la vida” Dra. Joyce Brothers, sicóloga.  Para hacer conexiones significativas de una manera auténtica, usted debe proteger las mejores partes de su verdadero usted.  En otra palabras, antes que usted espere agradarle a los demás, usted debe agradarse así mismo.

El principio de percepción

“Uno no solamente tiene la habilidad de percibir el mundo, sino también la habilidad de alterar la percepción que tenemos de él; más simple aún, podemos cambiar las cosas por la forma en que las miramos” – Tom Robbins, autor de Even Cowgirls Get de Blues.  Todos tenemos predisposiciones naturales.  Tan simple como el ojo que usted cierra cuando hace un guiño, no existe un ojo “correcto” que se deba usar para eso, simplemente sucede de manera instintiva y natural.

El principio de energía

“La energía es proporcional a la resistencia que ejerce” – William Hazlitt, escritor del siglo XVII.  Piense en una situación reciente que le haya salido bien.  La clase de energía que ponemos en una situación impacta la manera en que se desenvuelven nuestras interacciones con el mundo.  La energía es contagiosa, ese es el principio de energía.  Nuestra propia emanación de energía tiene la capacidad de energizar a otra gente o desinflarla, contribuyendo a la productividad o aumentando la confusión.  La energía afecta el rumbo de las interacciones y facilita las conexiones.

El principio de curiosidad

“Lo importante no es dejar de cuestionarnos.  La curiosidad tiene que ser su propia razón de ser” Albert Einstein.  Para muchos de nuestros empezar una conversación con alguien suele ser incómodo.  Puede sentirse como toda una faena.  Pensamos que no tenemos nada interesante que ofrecer y tampoco queremos avergonzarnos diciendo alto tonto.  O tal vez sentimos que no tenemos tiempo para conocer a alguien mejor, después de todo, nuestras vidas sin ya tan apretadas que sentimos que no necesitamos más amigos.  Pero continuar iniciando conversaciones y sentir curiosidad por los demás es fundamental para construir relaciones valiosas debido a que la curiosidad crea conexiones.

El principio de escuchar

“Un buen oyente no sólo es popular en todas partes, sino que después de un tiempo, algo ha aprendido” Wilson Mizner, escritor.  Como humanos, queremos y necesitamos fundamentalmente ser entendidos, y esto aplica para todas las áreas de la vida.  Desde lo personal hasta lo profesional.  Pero ser entendidos requiere se un oyente receptivo al otro lado.  Si queremos que los demás nos entiendan debemos aprender cómo escucharlos y entenderlos verdaderamente.  Cuando construimos relaciones, la forma e que usted escucha es importante como lo que tiene que decir.  Esta es la base del principio de escuchar, tiene que escuchar para entender.

El principio de similitud

“Gran parte de la vitalidad en una amistad radica en el honor de las diferencias, no simplemente en el gozo de las similitudes” James L. Fredericks, teólogo.  Cuando conocemos a alguien con quien tenemos similitudes importantes, nuestro nivel de comodidad incremente rápidamente, la conversación fluye y la simpatía es palpable.

A medida que se desarrolla nuestra carrera, algunas veces dejamos de buscar puntos en común con la gente que conocemos,  asumiendo que ya hemos reunido toda la información que necesitamos de ellos.  Ampliar el acercamiento a nuestras relaciones existentes, reactivando la curiosidad acerca de las personas que conocemos y estar atentos a lo que podemos compartir, además de lo que hacemos actualmente, es otra forma poderosa de continuar profundizando las conexiones.

El principio de “estado de memoria”

“Nada ayuda al mal humor tanto como difundirlo a su alrededor”  Bill Watterson, dibujante y creador de “Calvin & Hobbes”.  La forma en que usted experimente a alguien o alguna situación, el sentimiento que obtenga, sea positivo o negativo, permanece por largo tiempo después de que ese momento de interacción haya pasado.  Las impresiones que se quedaron formarán los sentimientos con los que usted asocie a esa persona o evento.  Esto se llama “estado de memoria”.  Crear estados de memoria positivos de usted hacia las otras personas es esencial para incrementar su simpatía.

El principio de la familiaridad

“En política, la familiaridad no produce desprecio, produce votos”.  Paul Lazarsfeld, sicólogo.  Los ejecutivos de la publicidad le apuestan a este concepto todo el tiempo.  Entre más escuchen los consumidores de la marca, más cómodos se siente con esta, más confiados y más validez tiene la marca.  Piense en los comerciales del Súper Tazón:  ¿por qué los publicistas están dispuestos a pagar un millón de dólares para poner un espacio durante el show?.  La respuesta es que muchos televidente estarán viéndolos y los comerciales generan mucho ruido post show que hasta los nombres de las compañías con comerciales mediocres serán mencionados una y otra vez, incrementando su familiaridad.  Existe por su puesto, una fina línea entre mantener su nombre en las mentes de las personas por la construcción de asociaciones positivas y atacarlas al extremo que lo enloquezcan.

El principio de dar

“Es una de las más bonitas compensaciones de la vida. que ningún hombre pueda tratar sinceramente de ayudar a otro sin ayudarse también así mismo”.  Ralph Waldo Emerson, escritor y filósofo del siglo XIX.  Yo te rasco la espalda, “… Si tu me rascas la mía” es la forma usual de termina esta frase.  La realidad, sin embargo, es que existe una valor extraordinario en hacer estas cosas por los demás simplemente porque usted desea, no porque espera algo en retribución.  Ese es el principio de dar: hágalo porque puede, principalmente.  Dar crea valor.  No siempre significa ejercer un gran esfuerzo o tener grandes gestos.  Hasta en pequeñas formas usted está enviando la señal de que piensa que vale la pena el esfuerzo por alguien y que desea ayudar.

El principio de paciencia

“El que es capaz de controlar su paciencia, es capaz de controlar cualquier otra cosa”  George Savile, hombre de Estado, siglo XVII.  Deshacer las expectativas no significa aplanar su experiencia de manera que nunca se decepcione, si no más bien es liberar su mente de la carga de esperar a que sus expectativas sean satisfechas.  Usted tiene mucho que pensar, así que saque las expectativas de su lista.  La paciencia produce resultados.  Esta es la esencia del principio de paciencia: dele tiempo, las cosas suceden.  Los resultados pueden no ser exactamente los esperados.  De hecho. usted no debe ni siquiera estar pendiente de los resultados.

Sin embargo trabaje y HAGA QUE LAS COSAS PASEN, el mundo no es de los que esperan sino de los que toman acción.

Que otros lo sepanShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search