7 Cualidades De Emprendedores Exitosos Min

7 cualidades de emprendedores exitosos

Atributos como pasión por tu proyecto y la confianza en ti mismo son clave para superar los obstáculos más difíciles y así lograr tus objetivos de negocio.

Escribe “cualidades empresariales” en Google y el auto completado generalmente te dará opciones relacionadas con: Steve Jobs, Bill Gates, entre otros.  Estas son las fuerzas de la naturaleza que vienen a la mente de la mayoría de nosotros cuando pensamos en emprendedores: figuras icónicas que parecen haber salido del útero con la iniciativa empresarial en su ADN.

Son inspiradores pero también son intimidades. ¿Qué pasa si no naciste con la genialidad creativa de Steve Jobs o con la voluntad de hierro de Gates? hay buenas noticias para el resto de nosotros: los emprendedores pueden ser guiados hacia el éxito por medio del dominio de atributos esenciales.  Académicos, expertos en negocios e inversionistas, dicen que los emprendedores surgen en cualquier etapa de su vida y en cualquier ámbito, que poseen todo tipo de personalidades y promedio escolar.

Al contrario de lo que dicta la sabiduría convencional, no tienes que ser del tipo A -adicto al trabajo, sobresaliente, hiperorganizado- o extrovertido para iniciar un negocio exitoso. “Los del tipo A no asumen riesgos para ser emprendedores”, asegura Elena Fine. directora ejecutiva del Dingman Center for Entreperneurship de la Universidad de Maryland. Y agrega que lo mismo sucede con los estudiantes que sacan puro 10: “a menudo son los alumnos de 8.0 los que se inclinan por el mundo empresarial”.  Los mejores emprendedores comparten una serio de características, desde la tenacidad, hasta la mayor habilidad para tolerar el riesgo, que son vitales tener en una compañía exitosa.  Una análisis de 23 investigaciones, titulado Las cinco grande dimensiones de la personalidad y el estatus empresarial, descubrió que la personalidad de los emprendedores tienen diferentes atributos en relación con lo que poseen los directores corporativos.  Por ejemplo, les va mucho mejor en características como la apertura de experiencia (curiosidad, innovación) o la meticulosidad (autodisciplina, motivación).  Y aunque salen considerablemente más bajos en cuanto a la neurosis, por el otro lado esto les permite tolerar mucho mejor el estrés.

Desde hace tiempo los investigadores se han centrado en los atributos psicológicos innatos, como la necesidad de lograr las cosas y una propensión a asumir riesgos, en la creencia de que los emprendedores eran una raza alienígena  desde su nacimiento.  Per los datos no indicaron que hubiera una conexión fuerte entre estos y el desempeño de la organización.  Hoy, el énfasis se halla más en los atributos prácticos y cognitivos, que ayudan a los emprendedores a negociar el desafío de asumir el riesgo, cualidades que se pueden adquirir.

Un estudio de la Universidad de Maryland. realizado por J. Robert Baum y Edwin A. Locke, examinó diversos atributos con base en cómo contribuyeron al crecimiento de nuevas empresas a lo largo de seis años.  Los autores se centraron en las características necesarias para enfrentar una incertidumbre extrema, escasez de recursos y cambios bruscos, así como para transformar una visión y grandes ambiciones en un negocio real.  Aquí hay un recuento de los atributos clave que se mencionan en este estudio y opiniones de otros expertos en el rubro.

1. Tenacidad

Comenzar un negocio un utramaratón.  Tienes que ser capaz de vivir en la incertidumbre y abrirte paso entre una colección de obstáculos durante muchos años.  Los emprendedores pueden evitar decir que el tío tuvo mejores oportunidades de hallar su mercado y superar sus inevitables equivocaciones.  A este atributo se le conoce por muchos nombres: perseverancia, persistencia, determinación, compromiso, aunque en realidad se trata nada más de pura y tradicional obstinación.  “La tenacidad es lo primero”, señala Mike Colwell, quien dirige Plains Angels, un foro de ángeles inversionistas con sede en Lowa, E.E.U.U y la aceleradora Business Innovation Zone for the Greater des Moines Partnership.  “Una gran parte del espíritu empresarial tiene que ver con enfrentar fracasos repetidos.  Sucede varias veces cada semana”, sentencia.

El fracaso sucede varias veces a la semana.  Así que en lugar de quedarte inmóvil, mejor vuelve a empezar desde el principio.

Cuando se presenta una falla, tienes que volver a empezar desde el principio.  Jett McCandless fue socio de una empresa de operaciones logísticas de transportación que crecía de forma acelerada.  Sin embargo, la rápida expansión desencadenó equivocaciones, entre ellas un problema con la facturación que dejó a la compañía sin suficientes reservas de efectivo.  El negocio tuvo que venderse por sólo una fracción de su valor.

Jett no estuvo de acuerdo los términos y lo despidieron.  Perdió la casa y el carro de la empresa e incluso tuve que mudarse al departamento de su novia.  “fue un periodo realmente muy duro”, recuerda “llegué a estar muy cerca de la banca rota”.  Luego, acudió a 25 entrevistas de trabajo y recibió ofertas para ocupar puestos de logística que pagaban US$ 200.000 dólares al año y más, pero Jett, que creció en un hogar que recibía apoyo del gobierno para vivienda, se preguntaba: ¿debería aceptar un empleo cómodo y seguro o podría construir algo mejor? “tenía miedo de que el fracaso pudiera determinar el resto de mi vida, y no iba a permitir que esto sucediera”, cuenta.

En lugar de aceptar una de esas grandes ofertas, comenzó desde el principio y fundó una nueva empresa en Chicago: CarrierDirect.  Obligado por un convenido de no competencia con su firma previa, creó un espacio totalmente nuevo en el terreno de la logística.  En vez de poner en contacto a los transportistas con los camioneros, se dedicó a la consultoría, ofreciendo mercadotecnia y ventas para las compañías de logística.  En dos años su negocio creció hasta obtener ingresos US$ 25 millones.  “Me alegro de no haber aceptado unos de esos puestos corporativos”.

2. Pasión

Por lo general, se asumo que lo que mueve a los emprendedores exitosos es el dinero.  Aunque la mayoría te dirá  que lo que los impulsa es una pasión por su producto o servicio, por la oportunidad de resolver un problema y lograr que la vida sea mejor, más sencilla y más barata.  “la mayoría de los empresarios que conozco creen que cambiarán el mundo”, aseguran Jay Friendlander, profesor de negocios sustentables en el College of the Athlantic y el Babson College.  “Tienen un entusiasmo y un fe en lo que están haciendo que los lleva a superar los momentos difíciles”.

La pasión basada en la misión especifica de tu negocio es una motivación intrínseca que proporciona una recompensa interior, la cual puede mantenerse a flote entre un día y el siguiente.  John Roulac es un apasionado al cáñamo, que tiene una amplia variedad de usos industriales y alimenticios y puede cultivarse sin necesidad de usar químicos, convirtiéndose en un cultivo clave para la agricultura sustentable.

Con la misión de proveer un nuevo mercado para los productores de cáñamo canadiense, en 1999 John lanzó su compañía Nutiva, con una barra alimenticia hecha a base de esa planta.  No obstante, pronto entró en conflicto con las autoridades de los Estados Unidos, que asociaron el cáñamo que pertenece a las familia cannabáceas con la marihuana.  Dos años después, el departamento de justicia publicó un decreto que colocó los productos a base de cáñamo en la misma categoría de ilegalidad que la heroína.  “No había más que dejar el negocio, seguir adelante o ir a la cárcel; la banca rota o la humillación”, recuerda el emprendedor.

En este punto, John había invertido más de US$ 100.000 dólares en el proyecto.  Mucha gente le dijo que lo dejara, pero envés de eso decidió lanzarse a la ofensiva y demandar a la oficina para el control de drogas (DEA por sus siglas en inglés).  Con el apoyo de la industria de productos naturales, sobre todo de la empresa jabonera Dr. Bronner’s, dos años después ganó la demanda.  La fe del empresario en el poder de su misión había prevalecido.  “Creía que estaba del lado de la verdad y que había una oficina del gobierno tratando de evitar que algo bueno sucediera en el país.  Siento en lo más profundo que éste es mi destino: ayudar a crear un mejor sistema alimentario”, explica John.  Hoy, Nutiva vende una variedad de producto orgánicos, desde malteadas proteínicas de cáñamo, hasta aceite virgen de coco.  El consejo de su fundador para cuando las cosas se ponen difíciles: “Cava más hondo”.

3. Tolerancia a la incertidumbre

Este atributo clásico es la definición de asumir riesgos: la habilidad de soportar el miedo a lo incierto y la posibilidad de fracasar.  “Todo se reduce a ser capaz de hacer frente al miedo con éxito”. Señala Michael Sherrod, emprendedor residente en la Escuela de Negocios de Neeley, en la Universidad de Cristiana Texas.  Él ve la habilidad de controlar el miedo como el atributo más importante de todos.  “El temor a la humillación, a perder la quincena, a quedarte sin efectivo, a ir a la bancarrota, y la lista que sigue”, dice.

Jill Blashack Strahan cono el factor miedo.  Fundadora y directora general de Tastefully Simple, es una compañía de venta directa de regalos y comidas fáciles de preparar; recuerda las llamadas del banco cuando llevaba tres meses de retraso en la hipoteca.  “Ese miedo, el del que podría perder mi casa, casi se adueñó de mí”, cuenta la emprendedora, quien también tuvo que superar la muerte de su hermano y luego la de su esposo muy poco tiempo después.  “La noche posterior al funeral de mi marido pensé que tal vez debería darme por vencida, conseguir un empleo y dedicarme a ser mamá”, agrega.

Aquí es donde el verdadero espíritu empresarial entra en juego, en la batalla mental.  Puedes dejarte llevar por el miedo y claudicar o abrirte paso por medio de él.  “Yo dije no: esta idea va a funcionar”, sentencia Jill.  “Tenemos el poder de controlar nuestros pensamientos.  Cuando nos comprometemos mentalmente, actuamos en consecuencia”.  Ella tomó una decisión consciente para abrirse paso a través del miedo.  Y en 2012 su compañía registró ventas por US$ 98 millones.  Aunque muchos se sentirían impotentes de cara a tanta adversidad, “el emprendedor revisa la situación y sabe que tiene cierto control sobre el resultado”, asegura Jonathan Alpert, psicoterapeuta y autor del libro Be Fearless: Change You Life in 28 Days. (No tengas miedo, cambia tu vida en 28 días)

La supervivencia de los negocios , como la de las especies depende de su capacidad de adaptación

4. Visión

Uno de los atributos determinantes del espíritu empresarial es la habilidad de descubrir una nueva oportunidad e imaginar algo donde los demás no lo han hecho.  Los emprendedores poseen una curiosidad que identifica nichos que otros han pasado por alto y los coloca a la vanguardia de la innovación y de los rubros emergentes.  Ellos imaginan otro mundo y tienen la habilidad de comunicar con efectividad dicha visión a los inversionistas, clientes y a su personal.

Muchas personas se darían por satisfechas con un par de negocios exitosos; no obstante, Eldad Matityahu vio más allá de sus dos prósperas heladerías de yogur.  Desde hace tiempo, se había documentado acerca del ámbito de la fibra óptica y decidió que quería participar en el sector de la tecnología que lo rodeaban en Silicon Valley.  Así que vendió sis locales y su moto, para meterse en un terreno del que no sabía nada.

El primer paso fue conseguir un empleo en una empresa de fibra óptica para aprender del negocio y ahí descubrió su nicho.  Los clientes le dijeron que se sentían frustrados  porque no podían tener acceso para ver quién estaba en sus redes, lo cual era importante para la seguridad.  “Me di cuenta que no había ninguna solución en el mercado que atendiera ese aspecto crucial”, explica Eldad.  “Y me tomé el tiempo para averiguar por qué”.  Los productos que creó hicieron que la actividad en la red fuera más visible con facilidad y también protegiera al sistema.  De esta manera, arrancó su compañía.  Net Optics, con US$ 10.000 provenientes de sus dos expendios de helados de yogur y de su moto (junto con una pequeña inversión de integrantes de la familia), rechazando inversionistas extranjeros en el camino.  En octubre de 2013 vendió la firma por US$ 190 millones.  “A menudo los emprendedores enfrentamos oposiciones porque vemos el futuro antes de que el futuro se desarrolle”, concluye el emprendedor.

5. Confianza en sí mismo

Tienes que estar súper seguro que tu producto o servicio es algo que el mundo necesita y que puedes ofrecerlo a pesar de los detractores, que siempre se burlan de lo que la mayoría aún tiene que avalar.  Los investigadores definen que este atributo como la confianza en la tarea específica.  Es una creencia que le da la vuelta a la propuesta de riesgo: como has realizado suficientes investigaciones y tienes la confianza necesaria, en que puedes llevar a cabo el trabajo, el riesgo se aminora.

“Debes tener muchas confianza en ti mismo.  Mantenerte dispuesto a sumir riesgos, pero sé conservador”, aconseja Jason Apfel, fundador de FraganceNet.com, un sitio de comercio electrónico de productos de belleza.  El empresario no sabía nada del mundo de la cosmética cuando arrancó su negocio, sin embargo, creía que podía crear un sitio en internet sólido para vender ese tipo de artículos.  “Pensé que vender en línea al precio más competitivo funcionaría”, señala.  Su compañía ha superado a competidores bien financiados y reporta ventas anuales por UD$ 145 millones.

6. Flexibilidad

La supervivencia de los negocios, como la de las especies, depende de la adaptación.  Es muy probable  que tu producto o servicio final no se parezca en nada a los prototipos con los que iniciaste.  Por ello es esencial la flexibilidad, que te permite responder a los gustos cambiantes y a las condiciones del mercado.  “Debes ser honesto contigo mismo y decir: ‘esto no está funcionando’.  Luego ser capaz de cambiar”, subraya Mike Colwell, de Plains Angels.

Por su parte, Matt Lauzon. estudiante del Backson College, quizo digitalizarla el proceso de diseñar joyería personalizada.  Tras obtener US$ 500 mil dólalres de Higland Capital Partners, en 2008 lanzó una plataforma de diseño de joyería personalizada para minoristas, el problema es que un año después no había ninguna retribución a la vista, el emprendedor se dirigió a su cliente de joyería para solicitar retroalimentación.  “Uno de ellos de hecho dijo, construiste algo tan fantástico con tanto potencial, que deberías permitir que la gente lo usara directamente”.  En consecuencia, Matt hizo exactamente eso y con rondar adicionales de financiamiento relanzó la compañía, son sede en Boston, como gemvara.com, vendiendo la experiencia personalizada de la joyería de forma directa a los consumidores.

Hasta la fecha la firma ha recaudado US$ 51 millones de dólares, incluyendo unos cuantos millones de Higland Capital, que respaldó su concepto inicial, incluso ha contrato ejecutivos de la fuerza minorista de ventas de joyería más grande del mundo: Tiffany & Co.

7. Sin temor a romper las reglas

Los emprendedores existen para desafiar la sabiduría convencional.  Aquí una prueba de ello: una encuesta de Ross Levine de la Universidad de California Berkley, Yonna Rubistein de la London School of Economics, halló que entre los nuevos dueños de negocios, una combinación de “habilidad” y “actividades agresivas, ilícitas y arriesgadas”, es una mezcla característica.  Esto a menudo se pone de manifiesto en la juventud como un comportamiento rebelde, como fumar marihuana.  Y esa descripción sería atinada para algunos de los empresarios más famosos de los últimos años.  De hecho, simplemente comenzar un negocio ya rompe las reglas, ya que solo el 13% de lo estadounidenses están involucrados en el ámbitos empresarial de a cuerdo con un reporte del Banson Collage.  Hacer lo mismo que la mayoría no forma parte de la naturaliza del espíritu empresarial, que es donde la reserva de recursos internos  entra en juego y tu, ¿tienes estos atributos?.

Fuente: Revista Entrepreneur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search