Los Grandes Vendedores Nacen O Se Hacen

¿Los grandes vendedores nacen o se hacen?

Esa es la pregunta típica que nos hacemos todos los que estamos en este negocio.  Yo creo que se hacen, pero hay algunas cosas con las que los seres humanos venimos al mundo que pueden facilitar o completar el tema.  Por ejemplo, nacemos sociables, introvertidos o extrovertidos, pero por la psicología sabemos que el ambiente en el que nos desarrollamos es determinantes para que estas habilidades se manifiesten o no.

trabaja-en-tiDe hecho, algunas de nuestras características aparentemente negativas para ser vendedores exitosos, no tienen por qué afectar negativamente nuestro trabajo cuando aprendemos a canalizarlas.  Yo por ejemplo, era introvertido cuando era chico, pero dejaba de serlo en lo momento que vendía.  La experiencia y el amor por mi trabajo me han llegado tan hondo que me han transformado y hoy me considero extrovertido.

Pero esto de ser introvertido le sucede a muchas personas, incluso a los mejores actores de Hollywood.  Té los conoces en la vida real y ni hablan.  Pero cuando agarran el papel de actor se convierten t se vuelven actorazos.  Entonces ¿por qué no te puede suceder a ti también, en caso de que seas introvertido?.  Si analizas que del alguna forma tu rol de vendedor también requiere toda una transformación de tu parte, tienes frente a ti las posibilidades de triunfar, si sientes verdadera pasión por lo que haces.

Es muy poco la gente que se siente orgullosa de ser introvertida.  Tú le dices a alguien: “Eres introvertido” y te responde “Nooo, por qué, nada que ver” y si lo admite, lo hace con gran vergüenza e incomodidad, como si fuera casi un pecado.

En realidad no tiene nada de mal ser introvertido, pero es un hecho que los buenos vendedores tienen que ser extrovertidos, por lo menos en el proceso.  Deben ser personas que dominan la palabra, que saben la forma de conectar con la gente y volverse bastante abiertos cuando están vendiendo.  Si después llegan a su casa y quieren volverse introvertidos, ese ya es su cuento, aunque en muchos casos, como el mío, la experiencia puede llegar a hacer mucho más abierta a la persona, incluso en su vida personal.

Pero así como la experiencia y la pasión nos puede ayudar a sacar lo mejor de nosotros como vendedores, hay cosas que nos suceden y personas que nos rodean que pueden matar nuestras habilidades innatas o adquiridas.

Si yo hubiese vivido, solamente con mi papá, creo que no estaría vendiendo, es más que seguro que no me gustarían las ventas.  Él era un doctor y nunca vendió nada, solamente compraba.  Pero gracias a mi mamá se potenció esa parte en mi.  Sea cual sea tu historia, debes aprender a escapar de la posibilidad de poner en riesgo las habilidades  que ya tienes y las que vayas desarrollando, para lo cual debes blindarte, bloqueando el efecto negativo de ciertas situaciones o personas que te pueden hacer dudar te ti mismo o de tus pasiones.  Debes fortalecer tu positivismo, tu tolerancia a la frustración y no dejarte afectar por los fracasos, sino aprender de cada cosa para ser el mejor.

Aceptando que nacemos con algunas condiciones innatas, pera ser buenos vendedores está demostrado que éstas ni siquiera abarcan un 20%.  Mientras que el resto es 50% querer serlo y 30% capacitarse, aprender y desarrollar nuevas habilidades.  Las ventas antes era una técnica, ahora se están convirtiendo en una ciencia, cuyo objetivo es poder integrar todos los elementos de manera estratégica a través de estudios estructurados que nos aportan información poderosa y principios de neuropedagogía para que tú puedas vender, lograr y disfrutar más.

Autor: Jürgen Klaric, Libro: Véndele a la mente y no a la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search